Inicio

La salud post indulto y el Apra

E-mail Imprimir PDF
Compartir en FacebookCompartir en Twitter

130118El retorno del Apra al gobierno de la salud en el Perú

Ha sido recompuesto el gabinete ministerial, segunda fase de la premier Mercedes Aráoz, bajo el norte de la gobernabilidad y la reconciliación nacional. En este nuevo escenario post conato de vacancia, y producido el indulto del expresidente Fujimori, han entrado dos nuevos ministros apristas, uno a la cartera de Salud y el otro a la cartera de Trabajo y Promoción del Empleo, que como sabemos tiene a cargo Essalud. Es decir, el Apra se ha hecho cargo del gobierno de la salud en su conjunto.

El Apra dejó el Ministerio de Salud (Minsa) en octubre de 2008 ,a pesar de gobernar hasta el 2011, debido al escándalo de los petroaudios y las relaciones con Fortunato Canaán, que involucraban al sector salud. El premier en ese momento, Jorge Del Castillo, renunció al cargo junto con Hernán Garrido Lecca, a la sazón ministro de Salud. Entonces asumió como premier Yehude Simon y el médico Oscar Ugarte juró a la cartera de Salud. Ahora retorna, aunque de por medio se ha conocido que ambos ministros han sido expulsados del Partido Aprista.

Luego de sólo 114 días ha dejado el cargo de ministro de Salud el vicealmirante Fernando D’Alessio, tiempo muy corto para emprender los cambios que el país requiere. Sin embargo dos temas han quedado en el recuerdo inmediato de la gente: la participación del Minsa en el proceso del indulto del expresidente Alberto Fujimori y la paralización del proceso de fortalecimiento del primer nivel y de la atención primaria de salud.

Los retos de los nuevos ministros, Salinas y Barreda, están relacionados con la posición que tomen frente al Informe de la Comisión de Protección Social en cuanto a la reforma de Essalud y el SIS para la creación del Fondo Único para la Salud, con dineros de los asegurados de Essalud y del SIS. Además del rol de ambas instituciones para el fortalecimiento del intercambio prestacional de atenciones, en el marco del D. L. N° 1302; es decir, que los asegurados de Essalud se atiendan en el Minsa y los del Minsa en Essalud. Este proceso ya se encuentra en marcha, el proyecto de reglamento prepublicado y pendiente solo de la promulgación definitiva. Sin embargo existe cierta renuencia de Essalud para agilizar el cumplimiento del mencionado D. L.

El tercer reto será el fortalecimiento de la rectoría del Minsa sobre todo el Sistema Nacional de Salud, el funcionamiento del Consejo Nacional de Salud y la presencia efectiva de Essalud y las demás instituciones que forman parte de este. El punto es esencial debido a que el Consejo Nacional de Salud ha estado paralizado a lo largo de la última gestión, con claro incumplimiento de la ley. Se ha desaprovechado la coordinación y articulación de los diversos componentes del Sistema Nacional de Salud para resolver las urgentes necesidades de la gente.

Otro reto común tanto para el Minsa como para Essalud son las inversiones en nueva infraestructura hospitalaria. El D. L. N° 1157, del año 2013, ha creado una serie de trabas, que deberán ser revertidas. También el colapso del sistema de emergencias, heredado del lustro humalista, que se encuentra en proceso de reorganización, debe continuar. Es necesario coordinar y articular la emergencia prehospitalaria y la ambulatoria con la hospitalaria. Ya es tiempo de culminar la reorganización del Sistema de Atención Móvil de Urgencias (SAMU).

Al empezar el gobierno del presidente PPK se evidenciaron los malos indicadores sanitarios en salud pública, heredados del lustro humalista. Este hecho motivó la reorganización y reestructuración del Minsa y la modificación de las llamadas estrategias sanitarias, para convertirlas en direcciones ejecutivas, y la creación de la Dirección General de Intervenciones Estratégicas. Ese proceso, durante la última gestión ministerial, ha sido paralizado. Es necesario continuarlo e implementar las redes de salud y fortalecer las actividades de salud pública en el primer nivel de atención.

El Minsa como ente rector del Sistema Nacional de Salud tiene el reto de fortalecer el Examen Nacional de Medicina (ENAM). Es decir, la obligatoriedad de los titulados como médicos de acreditar, mediante examen aprobatorio, su suficiencia profesional. Sin embargo ya está por vencer el año de prórroga otorgado para que la aprobación del examen sea requisito obligatorio para entrar a trabajar para el Estado.

El retorno del Apra al gobierno de la salud de nuestro país se encuentra con las expectativas y ánimos caldeados de los gremios de trabajadores y profesionales, debido a que durante el 2017 se han firmado una serie de actas, cuya aplicación regirá a partir del mes de enero del 2018. Es obvio que exigirán su cumplimiento.


Por Herberth Cuba

 
Última actualización el Sábado, 13 de Enero de 2018 09:19  
mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy35
mod_vvisit_counterAyer103
mod_vvisit_counterEsta semana259
mod_vvisit_counterSemana pasada1029
mod_vvisit_counterEste mes3268
mod_vvisit_counterMes pasado3253
mod_vvisit_counterTodos los días1987669

Online (20 minutes ago): 3
Tú IP: 54.227.6.156
,
Hoy: Ene 24, 2018

Me Gusta

video peru


SECRETO PROFESIONAL Y LA INTIMIDAD DEL PACIENTE

100415

Invitación a Ponencia

invitacion

Resolución 490-2015/MINSA

RESOLUCION

COMUNICADO